Mas Testimonios

Norma A.
Sanada de Enfermedades
“El Seminario me abrió el entendimiento respecto a liberación y también me aclaro sobre las hermosas promesas de Dios acerca de nuestra sanidad, ahora tengo un mayor entendimiento y más rica revelación de laBiblia por lo que mi fe ha aumentado y estoy controlando mejor mi vida.”

La rica Palabra que se compartió me impacto, ahora sé que podemos ser libres de nuestras ataduras. Mi trabajo me demanda que está sentada largas horas, por ello sentía permanentemente un fuerte dolor en mi lado izquierdo, era como un puñal que me atravesaba el nervio. Después del seminario y de vuelta al trabajo comprobé que ya no tengo ese dolor, también desapareció una molestia estomacal que era como un bulto en mi estómago. He notado
que mi comunicación con los miembros de mi familia es más suelta y ha mejorado. Doy gracias al Señor por lo que hizo en mi vida.”

Nancy Delia B
Sanada de jaquecas
“Debido a muchos problemas padecía fuertes y permanentes dolores de
cabeza y espalda. Después de escuchar la enseñanza que edifico mi fe,
oraron por estos problemas de salud y me sane ya que me sentí
inmediatamente aliviada. Han pasado varios días después del seminario y
los dolores no han vuelto. Gracias Jesús.”

Claudia R
Sanada de Cáncer
“No puedo dejar pasar la ocasión para dar este testimonio. Después de
varias operaciones de cáncer el Señor nos trajo a esta congregación y a
los seminarios de liberación. Nunca me voy a olvidar de las oraciones de
liberación que hicieron por mí, gracias a ellas el Señor ha tocado mi vida y
su mano de sanidad en mi cuerpo, alma y espíritu. Ahora estoy sana, lo
he comprobado con los médicos. Quiero dar gracias a los pastores por
esta ayuda a la gente.”

Claudia A
Sanada de ataque de pánico e insomnio
“Durante muchos años estuve luchando con ataques de pánico y mucho
miedo por lo que tomaba todos los días, por prescripción médica, un
medicamento muy fuerte llamado Zolof, también padecía insomnio. El año
pasado asistí a un seminario de sanidad y liberación de los Pastores
Reyes, después de la oración de liberación y sanidad sentí un gran alivio,
el resultado es maravilloso ya que desde entonces ya no tomo Zolof ya
que mis ataques no han vuelto y duermo bien.”

Neca T
Liberada de depresión
“En el primer seminario fui liberada de depresión. Para venir a esta reunión
me levante de la cama, tenía un fuerte dolor de espalda, estaba muy
agripada. En la oración sentí que algo se movía dentro de mi, ahora me
siento bien, Dios me libero de ese fuerte dolor de espalda, Traje a esta
reunión a varios miembros de mi familia.”

Julián E
Sanado de adicciones y alergia
“Soy cristiano hace seis años. Tenía muchos problemas de familia, de
salud, alergia, algunas adiciones, etc. Dios tuvo misericordia de mí, me
libero y ahora me siento más confiado, más liviano, no podía respirar,
ahora estoy respirando mejor. Ya no me duelen los ojos. Se que necesito
más oración. Es la primera vez que oran por liberación y funciona”

Leia F
Sanada de un tumor
“No conseguí venir a la reunión del jueves porque estaba llorando de dolor.
Tenia un tumor en el seno que me causaba mucha molestia. Oraron por
mí, el Señor me libero y el tumor desapareció en la reunión. Es un
milagro hermoso. Ahora me siento bien, más liviana. Doy gracias a Dios
por su sanidad.”


Vanesa S
Liberada de falta de perdón
“Me sentía triste, sola, deprimida. Vine muy atribulada a esta reunión por
problemas familiares. Pero Dios es muy misericordioso, sanó mi corazón y
ahora me siento más liviana, más tranquila.”

Nora T
Sanada de gastritis y de dolor en la columna “Vine al anterior seminario con gastritis, dolor de columna, dolor de pecho, se me subían los gases al esófago, y no podía agacharme cuando lavaba
ropa. Me invitaron al seminario de liberación, Dios me sano del dolor de la
columna, de la gastritis del dolor de pecho, además me sano del dolor en
los huesos de mis manos. Ahora ya como bien, puedo dormir porque no
podía dormir. Estoy muy agradecida a Dios porque me ayudo y me sano”

Claudia M
Liberada de depresión
“Luego de 16 años fui despedida de mi trabajo, esto me deprimió mucho.
Estuve tres meses sin trabajo, recientemente conseguí otro trabajo.
Sentía que todo me salía mal, empecé a tener problemas uno tras otro.
Después de la oración de liberación, en el seminario de hace quince días,
me empecé a recuperar, sentí que algo salió algo de mi interior, era la
depresión que se fue, ahora estoy tranquila y agradecida por lo que Dios
hizo en mi vida.”

Zulma P
Sanada de dolor a la cabeza
“Llegué con dolor de cabeza y con muchos problemas, cuando oraron por
liberación sentí escalofríos y empecé a eructar. Ahora estoy más
tranquila. Estoy asistiendo a todos los seminarios de liberación, le
agradezco a mi amiga por haberme invitado.”

Audrey
Libre de miedo
“Ayer antes de venir al seminario tuve miedo, en medio del seminario
quería irme, durante la oración de ayer sentí una fuerte presión en el
pecho, luego experimente escalofríos y bostece mucho. El Pastor nos
explicó que todas estas manifestaciones físicas se deben a que uno se
está liberando y así fue. Hoy me levante diferente mucho más contenta y
libre en relación con como estaba antes del seminario.”

Guillermo S
Libre de depresión
“Tengo 40 años. Estaba muy deprimido, no trabajaba hacia 15 días, la
estaba pasando muy mal. Por cosas que me sucedieron cuando era niño
tenía mucho temor, además ya de adulto estuve involucrado en brujería
por eso había cosas que me atemorizaban. Después de la liberación de
ayer, sentí la diferencia ahora estoy muy feliz, positivo y tranquilo, la paz
que tengo hoy es increíble Hoy quiero proclamar victoria sobre mi vida, se
que el Señor me esta abriendo puertas de bendición para mi vida, hoy se
rompieron las cadenas.”

Marlene P
Libre de miedo
“Vivía con miedo, debido a que mi hijo murió hace 6 años , tenia miedo
permanente de que les pasara algo a mis otros hijos. Hace dos semanas,
mi hija viajo a Santo Domingo con su esposo de vacaciones, yo estaba
muy temerosa de que se caiga el avión, de que pase algo y que mi nieto
pierda a sus padres o que les suceda algo Pero anoche después de que
oraron por mi empecé a sentirme tranquilla, libre de todo miedo, ahora
ya no tengo esa sensación de que algo malo va a pasar, me siento libra
de toda opresión.”

Miriam G
Sanada de ataques nerviosos
“Llegue a este país hace muchos años. Debido a muchos problemas
familiares que arrastro desde Guatemala tuve muchos problemas con los
nervios que me impedían llevar una vida normal. Los médicos me
recetaron pastillas muy fuertes para los nervios y la depresión que debía
tomar cada día. Doy gracias al Señor porque cuando me convertí los
Pastores Reyes oraron por mi vida, sentí un calor muy grande y algo que
salía de mí interior. Desde entonces ya no tomo ninguna pastilla, estoy
muy contenta y feliz porque llevo una vida normal y a mi
hijita le dedico más tiempo, recientemente me he bautizado y asisto a la
Iglesia siempre. Gracias Jesús por este milagro.”

Ángel B
Libre de odio
“Los últimos diez meses he estado sintiendo un dolor fuerte en la cintura,
por eso me recetaron medicamentos fuertes. Yo le preguntaba al Señor
porque tenía esos dolores si andaba bien con El. Cuando usted en el
seminario empezó a hablar de los rencores que uno guarda en su corazón
y no los saca para ser libre del odio, el Señor me hablo en el corazón y
me dijo que yo estaba en un proceso y que debía perdonar y así lo hice.
Después de perdonar a quienes me hicieron mal, pase al frente para que
usted orara por mí, el dolor en mi estómago y cintura eran más fuertes
que antes, con la oración por liberación sentí que salió algo de mí, desde
ese momento ya no me duele ni la cintura ni el estómago. El Señor sigue
haciendo milagros hoy.”

Melisa
Libre de rechazo
“El Señor me ha llenado de paz porque me ha libertado. Hace 5 años que
me separe de mi esposo, hace cinco semanas que fui a firmar los papeles
de divorcio y me sentí mal. En este seminario escuche sobre el rechazo, yo le pedí al Señor que lo quitara de mi vida. Y así sucedió. También en
el receso hable con mi mama y le pedí que me perdone por todo lo que la
había ofendido, ahora me siento bien y libre.”

Bernardo E
Libre de odio
“Tenía odio contra mi familia ya que me rechazaron cuando era vicioso y
tomaba mucha cerveza, ahora ya no bebo. Cuando empezaron a orar por
liberación empecé a sentir una cosa extraña en el estómago que luego
salió. Después me s sentí alegre, con fuerza, más liviano y quiero seguir
adelante.”

Tatiana
Libre de temor e inseguridad
“Doy testimonio de lo que el Señor hizo con mi hijo adolescente. El estaba
con problemas de excesivo temor y de mucha inseguridad debido a
diferentes problemas propios de su edad. Era un caso muy difícil,
acudimos a varios médicos y no nos pudieron ayudar. Cuando vinimos al
Seminario sobre miedo, oraron por mi hijo y ahora está tranquilo, mejoro
sus calificaciones en el colegio, en resumen el cambio fue grande en
actitud y comportamiento. He seguido las instrucciones que me dieron en
el seminario de orar diariamente por mi hijo atando los espíritus que le
molestan, esta estrategia funciona. Después de esta experiencia
milagrosa y los resultados empecé a recomendar estos seminarios a
varias personas.”

Guadalupe F
Libre de stress
“Vine invitada al seminario, no sabía de lo que se trataba. Cuando el
Pastor empezó a hablar me llamo la atención y me gusto. Llegue con
muchas preocupaciones, ansiedades y stress. Después de la liberación salí
tranquila, desde entonces estoy mejor, mucho mejor. Doy gracias a Dios
por su amor.”

Jaime G
Libre de odio
“Hace varios meses asistí a un seminario de liberación creyendo que el
Señor obraría en mi vida. Al escuchar la predica sobre el odio empecé a
sentir un malestar en el estómago. Luego, cuando se inicio la oración me
acorde que había odio en mi corazón contra algunas personas que me
hicieron daño, yo no les podía perdonar pero igual me arrepentí. Yo
quería ser libre de ese odio porque me molestaba ya que sabía que como cristiano no debemos odiar a nadie. Empecé a toser, me ungieron con
aceite y ese odio salió de mi vida. Ahora testifico que me encuentro bien,
renovado, estoy más sólido en el Señor, mi salud ha mejorado ya que no
tengo dolor artrítico en mis manos y estoy con más energía y, lo principal,
vivo en paz.”

German R
Libre de enfermedades
“Por siete días seguidos, día y noche tuve hipo, Por ello no podía dormir, ni
descansar, ni comer, estaba debilitándome, el malestar era grande. Con
mi hija Carolina fuimos a buscar un médico que me ayudara, entonces
nos encontramos con el Pastor Fernando y su esposa, al preguntarle por
médico le contamos lo que me pasaba, me dijo que si yo creía que el
Señor me podía sanar ya que El era el mejor médico. Le dije que si creía
que Dios lo puede todo. Entonces oraron por mí echando fuera espíritus
de enfermedad, inmediatamente me sentí aliviado y lo mejor, el hipo se
me paso. Después de tres meses el hipo no ha regresado y me siento
muy bien. Dios es bueno.”

Aracelli B
Liberada de insomnio
“Aproximadamente un año no pude dormir regularmente, mi cuerpo en la
noche estaba adormecido permanentemente. Estaba desesperada ya que
mi vida no era normal. Oraron liberando mi vida en el nombre de
Jesucristo y desde entonces me encuentro muy bien, de mejor ánimo y
duermo normalmente.”

Mercedes Q
Libre de miedo
“Tenía terror a los ascensores. Prefería subir gradas a subirme en un
ascensor, no me importaba cuantos pisos tenía el edificio. Oraron por
liberación en uno de los seminarios echando fuera espíritus de miedo, la
prueba de que liberación funciona es que ahora me subo a cualquier
ascensor y no tengo nada, pero nada de miedo, se me ha quitado un gran
peso que complicaba mi vida. Es increíble lo que el Señor hace en cada
vida, por eso trato de no perderme ningún seminario de liberación ya que
siempre salgo bendecida. Jesús ha hecho otros milagros de los cuales voy
a dar testimonio en otra ocasión.”

Guadalupe P
Sanada de artritis reumática
“Yo vine hace dos semanas, me sentía muy mal, tenía artritis reumática.
Seguí un tratamiento médico por tres años, traté de sentirme mejor pero
no pude.Vine un miércoles a la reunión, los hermanos oraron por mí y
sentí la diferencia, mis manos ahora están suaves, ahora me siento bien.
Yo gaste mucha plata en los médicos particulares y también en la caja.
Los hermanos oraron y las manos me transpiraron muy fuerte, tosí y casi
vomito. Antes no podía mover las manos y tampoco podía caminar. Ahora
puedo agarrar las cosas y caminar bien. Fue una liberación de amargura y también de hechicería y brujería.”

Suzy
Liberada de diferentes espíritus que la estaban enloqueciendo
“Yo vine directamente del Hospital Siquiátrico de La Paz. Estaba enferma a
punto de enloquecer, muy enferma a punto de volverme loca. En su
congregación recibí la sanidad. A través de la liberación recibí la sanidad,
estaba muy enferma. El Señor me ha liberado y ayudado. Los médicos le
dijeron a mi familia que estaba mal de los nervios y de la cabeza, estaba
nerviosa caminaba de un lado a otro, no podía pensar, tomaba muchos
medicamentos, pero seguía igual.

Cuando inicie la liberación poco a poco me sano el Señor, lo que el Señor
empieza lo acaba. Mis amigos y familia se han admirado de mi salud.
Mi experiencia en la congregación fue muy buena, tenía que atender a
dos hijos, la liberación fue poco a poco, mi salud ha mejorado mucho.
No hay que tenerle miedo a la liberación, ya que la liberación es un
proceso, ha sido tranquilo, he tenido reacciones he tosido mucho, tuve
una reacción de malestar físico que después se pasaron.”

Susy R
Sanada y liberada de cáncer
“Yo conozco al Señor Jesús hace 20 años. Soy casada tengo tres hijos y un
buen hogar. En septiembre del año pasado me diagnostican que tenía una
neoplasmia en la matriz, un cáncer en la matriz. Me operaron, pero al
contrario de lo que sucede después de una operación, empecé a tener
muchos malestares. Nunca antes había tenido liberación en mi vida y no
tenía buenas experiencias por lo que deje a un lado liberación. Pero
después de lo que paso, me diagnosticaron una metástasis en los huesos,
pero se comprobó que no había nada. Pero yo me preguntaba que es lo
que pasaba en mi vida. Por ello, nos pusimos en contacto con ustedes,
nos sometimos al proceso y después de muchas sesiones el Señor
restauro mi vida. El último año y medio fue muy fuerte yo creía que no
pasaba nada y que uno tenía que ser feliz. Pero recién me di cuenta que
stamos en una guerra espiritual donde hay fuego, balas que vienen del
enemigo a atacarnos. Físicamente estaba devastada después del segundo diagnostico baje muchos kilos, deje de trabajar, estaba en cama
esperando irme con el Señor preocupada por mi familia, con muchos
signos de depresión. Después de muchos años de cristianismo me
confronte con el enemigo. La oración de liberación no me molestó, fue
muy ordenada. Por ello liberación significó entrar en la dimensión
espiritual. El proceso no es de un día a otro.”

Tomasa P
Liberada de odio
“El primer día me libere de odio, rencor, contienda. Pero más de odio yo
odiaba a mi padre, yo tuve a mi hijita a los 17 años, odié a mi esposo por
el mal que me hizo. Pero el Señor me ha liberado, cuando llegue a mi
casa después de la reunión ame a mi esposo como nunca, ahora mi hogar
está bien. También he perdonado a mi padre. El Señor hizo maravillas en
mi vida.”

Germán L
Liberado de odio
“Mi liberación empezó la primera noche. Creía que esta bien mi hogar.
Cuando pase adelante no sentí nada luego empezaron las
manifestaciones, no recibí ayuda. Expulse el odio. Anoche en el lado
izquierdo sentí que alguien me tocaba en mi cabeza, después sentí como
alguien que me empujaba, en ese momento abrí los ojos y tuve una
visión y luego desapareció. Tuve sanidad física me dijeron que podía ser
ulceras y cada día sentía mareos, me sentía mal. Ahora me siento bien,
ese mareo despareció.”

Tania F
Liberación de varias enfermedades
“Doy gracias por la liberación. No podía pronunciar dos palabras seguidas,
hace un momento no podía, mi garganta estaba cerrada y el Señor me ha
sanado. Quiero testificar de mi hija tenía estrenomegalia que es una inflamación del vaso que regula la sangre a todo el organismo, en el caso de mi hijaningún médico pudo hacer nada. Es mi hija menor, tengo un amor de abuela. Yo iba de medico en médico. Una hermana me dijo que vaya a la Iglesia, me dijo que vaya porque algo bueno va a pasar. Vine a su Iglesia, no sabíamos lo que iba a pasar, tuvimos que asistir a varias sesiones de liberación, tuve una visión que salía un gusano, mi hija se sanó. Un resfrío en tres días era pulmonía, su fiebre llegaba a los 41, la trataba de recuperar. Ahora come todo, esta sana, esta normal a través de la liberación, es lo mejor. Estamos atados, pero necesitamos ser libres de los espíritus. La única manera de amar a Jesús es amar al prójimo.

Por medio de la liberación he perdido el miedo. También no podía amar,
era muy dura, pero del Señor me ha liberado. Yo les aconsejo que
prueban liberación. Yo soy cristiana gracias a mi suegra que me llevo a la Iglesia. Cuando recibí liberación me di cuenta de que mi esposo no seguiría al Señor si es que yo no cambiaba. Comencé a someterme al Señor y a cambiar en mi relación familiar. Mi esposo es de formación marxista, respetaba a Dios, pero no creía en él. Hace poco se convirtió, el como toda mi familia está
en el Señor.”

Valeria N
Liberada de depresión y amargura.
“Regreso de vacación, me reúno con la Iglesia del Pastor Fernando. El
Señor ha hecho muchas cosas en mi vida, me ha sacado de muchas
depresiones y amargura me ha enseñado a perdonar a personas que me
han hecho daño. Mi salud ahora está bien, mejorando cada día. Yo sé que
el Señor nos han ayudado a comprar el departamento. El Señor ha
prosperado mi vida. Me curo de un problema de mis manos, yo soy
artesana y trabajo en las manos, cuando me liberaron de brujería se
manifestó el dolor en el brazo, bajando por el codo y ahora estoy bien. El
Señor nos ha bendecido con una hija hermosa, tranquila, y es gracias a a
que siempre ha estado escuchando alabanza y orando. Animo a todos a
que se acerquen al Señor porque el quiere lo mejor para sus hijos.”

German L
Liberado de maldiciones ancestrales
“La liberación empezó la primera noche, pensé que mi hogar estaba muy
bien pero me di cuenta que no era así. Al principio de la oración no
pasaba nada pero algo empezó a manifestar, entonces me aleje y me fui
al baño y empecé a expulsar el odio. Anoche del lado izquierdo sentí un
dolor de cabeza cuando predicaban sobre espíritus ancestrales, cuando
nos pusimos a orar sentí un calor como si alguien me empujaba al fuego y
tuve una visión de una persona grande, pero luego desapareció. Termine
la sesión ayudando a otros. Siento que el Señor me dio sanidad física,
hace mucho tiempo atrás tenía cálculos biliares, hace más de un año
sentía mareos, ahora ya no los tengo, se me nublaba la vista y no tengo
nada.”

Sofía F
Sanada de reumatismo y parálisis
“Estoy emocionada. La primera noche que vine estaba con muletas.
Después de mi parto de dio reumatismo, hace nueve años tengo un corte,
no podía caminar. Escuche en la radio llame y fui a la reunión de
liberación. El Señor me revelo en sueños al Pastor Fernando…un varón alto, cabello blanco, un ángel me dijo que él era el que iba a orar. Yo no
conocía al hermano pero lo conocí en sueños. Apenas subí con las
muletas, me quito las muletas y no podía enderezarme después de la
oración me sentí muy bien. No podía caminar después de la pero después
si pude. Ya no estoy con muletas y camino normal. Llegue cansada a mi
casa, ahora me siento bien. Dios la gloria a Dios.”

Leslie J
Liberado y sanado de cáncer
“Estoy calvo no porque soy Gurú sino porque he estado en tratamiento de
quimioterapia, por eso perdí mis cabellos ya que tenía un tumor
canceroso en la columna. Hace un año atrás mi madre, que es cristiana, me trajo a la Iglesia porque ya estaba enfermo. Hablamos con el Pastor Fernando Reyes Ortiz que me impuso las manos, la gente alrededor tosía y tenía diferentes manifestaciones, yo no sabía que la gente se estaba liberando. Recuerdo que le comenté a mi mamá “Aparte de que estoy mal de la columna voy a contagiarme de tuberculosis, aquí todo el mundo tose”

Luego, en enero me trajeron a La Paz de Santa Cruz porque mi pierna
estaba entumecida por una anemia, no podía caminar. Me internaron y
empezó el tratamiento. El Pastor Fernando fue con su esposa a la
Clínica del Sur donde estaba en tratamiento y allí oraron por mi sanidad.
Yo era muy escéptico, pero sentí la presencia de Dios en mi ser, empecé a
toser y a vomitar por un tiempo prolongado, no recuerdo cuánto. Creo
que allí empecé a expulsar el mal. Ahora, de acuerdo a mis diagnósticos
clínicos estoy en una recuperación muy favorable y rápida, una
tomografía comparativa de mi estado anterior y el actual revela que el
tumor es imperceptible. Los médicos están sorprendidos ya que el tumor
milagrosamente se ha reducido. Luego cuando salí de la clínica hemos
orado por liberación varias veces. Dios sana o no sana. Y en este caso se
que me sanará en un 100% porque quiero dar mi testimonio de lo que
está haciendo en mi vida. Ahora puedo caminar sin problemas, mi estado
físico esta restaurado ya no me canso…”

José A.
Liberado de insomnio, nervios y depresión.
“Tengo 18 años de cristiano, conozco al Pastor Fernando desde las
campañas de la Carpa de Jesús con el hermano Carlos Prado, también,
hace 18 años. Recién lo volví a ver al venir a esta congregación.
Estaba muy enfermo con permanentes dolores de cabeza, la opresión de
Satanás era intensa, escuchaba voces en mi cabeza, más que nada en la
noche. Luchaba utilizando las armas del cristiano y batallaba, pero no tenía éxito. Todo esto era imposible de aguantar, no podía dormir era un
martirio vivir, acudí al Hospital Siquiátrico para que receten algo para
dormir y descansar. Me recetaron antidepresivos y los tomaba
constantemente. Soy maestro de profesión, en el colegio donde trabajo
las voces y la opresión me atacaban sin pausa. Repetía versículos de la
Biblia diciéndole al Señor “Tu eres el Buen Pastor, por favor protégeme y
líbrame”, pero nada sucedía. También nombraba otras escrituras con el
mismo resultado los espíritus no se iban.
Mi cuñado, que se congrega aquí, me invitó a visitar Iglesia para que me
liberen. Estaba desesperado ya que antes de empezar la liberación no
había dormido cuatro semanas y estaba muy deprimido y nervioso, mis
manos transpiraban mucho. Durante ese tiempo recibí otro ataque de
Satanás que me inmovilizó, sucedió que después de ayudar en la
campaña del Pastor Chris, que vino con otro hermano de los Estados
Unidos, no podía hacer nada por más que trataba, estaba prácticamente
anulado.

Le conté al Pastor Fernando todos mis problemas y la liberación empezó.
No sabía nada sobre liberación, creía que bastaba reprender al enemigo y
este se tenía que ir. El Pastor hizo varias sesiones de liberación en las que
tosí, bostece y vomite. Confieso que tenía miedo de venir a esta congregación, pero vencí y aquí estoy. Después de las sesiones de liberación y de las oraciones con el Pastor ahora estoy bien. Dios es grande y fiel. Agradezco este ministerio de liberación y al Pastor. Ahora siento paz y estoy bien, mis nervios
fueron curados, duermo sin mayores dificultades, estoy animado. Gracias
Señor.”

Leandro V.
Liberado de depresión y laberintitis.
“Ya estoy tres meses en la congregación. Es un poco difícil venir al frente a
testimoniar, aunque antes como artista no tenía problemas para hablar en
público ya que en el mundo tocaba y cantaba. En 1985 acepté al Señor,
luego me perdí, desde entonces mi vida fue muy triste. Todo era guitarra,
mujeres, nunca he andado firme en el Señor. El Señor me ha sacado y
liberado de todo lo malo.
He tenido depresiones tan fuertes que perdí la razón muchas veces. Tenía
miedo a la muerte a las alturas a andar solo, incluso me daba miedo salir
de la casa. Un día decidí leer la palabra y me tranquilicé un poco.
Asistí a un seminario de liberación de esta Iglesia, que se llevó a cabo en
el Auditorio, por recomendación de una hermana amiga nuestra. Allí Dios
empezó a cambiar mi vida. antes las depresiones eran terribles y no podía dormir bien en la noche, perdía el equilibrio, no podía andar bien y quería caerme. Físicamente me
ha sanado. Antes de la liberación había visitado a doce médicos con mis
problemas de salud. También tenía un problema en el oído, me dijeron
que tenía laberintitos, perdía el equilibrio. También fui sanado de esto en
varias ministraciones de liberación. El Señor Jesús me sanó de todo. Le
doy gloria a Él”

Hermana (no dio su nombre)
Liberación le ayudó a recomponer su vida
“Mi vida era un desastre antes de empezar a recibir liberación. Después de
recibir las bendiciones empezaron a venir a mi vida., en mi hogar y mis
hijos, mi hijo menor tomaba mucho. Antes de llegar a esta Iglesia estaba
como ciega, no tenía rumbo, no sabía en que creía. Desde que empecé
liberación desde el primer día recibí bendición ahora no me falta nada,
mis hijos están en orden mejor, el Mauricio que se emborrachaba mucho
ya no toma. El Señor también obro en un juicio injusto que tenía, ahora
se va a acabar. Liberación me ha fortalecido ya no soy la misma que
antes, no tengo mucho dinero, pero ahora me alcanza la plata. Ahora
tengo fe y le digo al Señor que me ayude y lo hace.”

Erika M
Liberada de espíritus de epilepsia
“Le conté a la pastora Erika que tenía epilepsia, me dijo que antes habían
liberado a otra persona de epilepsia y me convenció para que oraran por
mi. Siempre he tenido fe en Dios. He venido constantemente a esta
Iglesia, después de que oraron muchas veces la epilepsia se me fue, hace
mucho tiempo que ya no tengo ni un solo ataque. Estoy más fortalecida.
He podido comprobar que estoy sana, incluso ya no estoy rebelde con mi
madre, ahora la ayudo. La epilepsia no se me fue de la noche a la
mañana, pero se fue. Antes no podía expresarse bien y me asustaba de
todo, ahora ya no. Doy gracias al Señor por su amor.”

Jaime I
Liberado de Odio
“El día martes yo me he liberado del odio. No pensé que odiaba a mi papá.
Cuando tenía 5 años vivía con mi papa. El me trataba muy mal, estuve
sujeto a él. Cuando conocí al Señor pensé que lo había perdonado. Ahora
tengo tres hijos, pero con mi hijo malo, un pequeño error y le caía con
violencia sobre el. Esto no sucedía con las mujercitas a las que les
permitía todo. Cuando fui liberado sentí dolor de cabeza. Al llegar a casa
vi a mi hijo y vi otra cara, ahora tiene 8 años y lo amo mucho. Yo estaba
repitiendo con mi hijo lo que mi padre hizo conmigo.”

Maura
Liberación de espíritus de mentira
“Yo escuche en la radio sobre usted, Yo me había entregado al Señor, pero
tenía problemas con la mentira. Me ministraban, pero no me sentía bien,
por eso busque liberación. Tuve un problema de que perdí a mi bebe y no
pude perdonarme. Busque liberación de la mentira. No me sentía bien
porque no podía tener un bebe. Hora sé que voy a ser liberada y que voy a tener hijos.”

Nicolas M
Liberado de hechicería y brujería
“Antes de convertirme me dedicaba al alcohol, yo no me llevaba bien con
mi esposa porque bebía mucho. Cuando hablo de hechicería y brujería me
empezó a doler el estómago y pase al frente para que me liberen. Los
comerciantes hacemos mucho de brujería con “yatiris” y brujos. Cuando
pasé al frente tuve una lucha muy fuerte y ahora me siento mas liviano.”

José Luis C
Libre de adicción a las drogas
“Cuando salí bachiller me dediqué a las drogas y al alcohol. Los médicos
me dijeron que tenía esquizofrenia y me daban medicamentos. Yo los
mezclaba con alcohol y me hacían un mayor efecto. Gracias a liberación
he podido salir me siento libre y es un milagro.”

Nancy
Libre del odio
“Yo hace dos años me case, tuve una hija que murió. Odiaba a mi esposo
quería quitarme la vida. Entonces mi mami me trajo al ayuno y oración y
después vine a este seminario. El Pastor dijo que debíamos confesar en
voz alta, yo le dije que no quería vivir, el Señor me mostró a mi hija. Dios
es grade él puede todo. Ahora quiero dedicarle a él mi vida. Ya no tengo
miedo de nada.”

Nilda G
Liberada de rencor y odio
“Hace tres años deje a mi esposo no quería tener más hijos. Yo aborte,
mate a mi hijo. No me perdonaba. Ahora me he liberado de un espíritu de
rencor y de odio, y de muerte. Ahora me siento libre perdonada, he
perdonado a mi esposo.”

Pedro M
Liberado de odio y brujería
“El primer día que comencé el seminario vine para saber si había algo malo
en mi vida, creyendo que El me sanaría. Pero sabía que tenía espíritus de
odio. Pero cuando se predicó sobre odio un espíritu inmundo empezó a
manifestarse y sentí algo que me molestaba que quería salir de mi
estómago. Vinieron los recuerdos, pero había en mi vida odio que no me
dejaba vivir. Yo no miraba bien al prójimo, le pedí a Jesús que hiciera un
milagro para que pueda ver amor a mis semejantes. No quiero tener
ningún resentimiento, sentí que algo quería salir y salió fuerte, la persona
a mi lado me unto con aceite de unción y el odio y resentimiento salió.
Luego el amor a Jesús entró a mi corazón, y le dije que le seguiría y es lo
que voy a hacer. También salieron espíritus de brujería, y empezaron
también a salir cuando pasé al frente a la plataforma.”

Dora A
Sanada de los pies
“Anoche vine, asistí por invitación. Llegue a la reunión y no podía caminar
bien, me dolían mucho los pies. Pase al frente en el momento de la
oración. Empecé a temblar y vomite, me dolían los huesos, luego me di
cuenta que empecé a caminar sin problemas ni dificultades, Ahora puedo
subir gradas, los brazos ya no están inflamados. Jesús me liberó de la
enfermedad.”

Teodosia A
Liberada de depresión
“Tengo problemas de todo tipo, de salud y también en el juzgado donde
tengo varios asuntos de las deudas que mi esposo contrajo antes de
morir. Tengo un problema que no escucho del oído derecho, estoy mal de
mi cadera, estoy deprimida, ansiosa, tengo dos hijos. Cuando oró sentí
que salió algo que salió, ahora estoy mucho más tranquila.”

Doris T
Liberada de odio y hechicería
“El Señor me ha librado de odio y de hechicería y brujería. Yo me he
peleado con mi hermana porque me hizo cosas malas desde hace años no
la veo. Aquí en el seminario me he liberado de odio, algo salió de mi
corazón, también me he liberado de artritis. Ahora estoy esperando que
vuelva mi hermana para arreglar nuestra situación.”

Anselma G
Libre del odio
“Yo estaba traumatizada, a mis hijas las acusaron de asesinato. He orado y
ayunado mucho. Mis hijas sufrieron mucho, pero después las encontraron
inocentes. No querían asistir a la Iglesia. Desde el momento que habló del
perdón, desde ese día pude perdonar ya estoy libre de falta de perdón.
Desde el día de la liberación estoy mejor, mis hijas están tranquilas.”

Teresa R
Libre del miedo y vergüenza.
“Yo viví en Europa-Bélgica la mayor parte de mi vida, siempre he sido
rebelde de toda autoridad de mis padres. Estaba metida en metafísica y
nueva era. Desde que empecé a ir a reuniones de oración en la casa de la
Hermana Mecha comprendí que debía quitar de mi vida los miedos y la
vergüenza de experimentar sobrenatural. Después de liberación me he
dado cuenta de la manera equivocada de como vivía, ahora le puedo
entregar todo al Señor, ahora me doy cuenta que tengo confianza, mi
vida está cambiando mucho…”

Cecilia V
Libre de gastritis y otras enfermedades
” Yo he sido liberada en el pasado seminario de la gastritis, sanada de mi
rodilla ya que no podía caminar ni podía soportar el frío. A tal punto que
no podía ponerme vestidos por muchos años, ahora puedo hacerlo.
Estuve imposibilitada por muchos años. El cartílago de mi rodilla estaba
destrozado. También Jesús me sano de los intestinos. En cada seminario
al que asistí he sido liberada de enfermedades que son ataduras de los
demonios. Esta vez fui liberada de un espíritu de rechazo.”

Mercedes Q
Libre de miedo
“Yo quiero dar mi testimonio de las maravillas que el Señor está haciendo.
Los que invito están contentos con lo que el Señor está haciendo. Yo le
tenía miedo a la liberación que está dentro del plan de la salvación. Los
animo a que sean libres de la tristeza de la amargura, de los odios. He
recibido mucha bendición por liberación.”

María V
Libre de falta de perdón
“El miércoles estuve en la reunión de liberación y me siento muy bien.
Llegué del exterior hace poco, lo que sucede es que a la persona que
había ayudado, me pagó mal, no recibí lo que esperaba y no la perdoné.
Me sentí mal pero después del seminario me di cuenta de que tenía odio

en mi corazón. Pero después del seminario lo quiero hacer es perdonar a
esa persona de la misma manera en que el Señor Jesús me ha personado.”

Yolanda
Libre del miedo
“Yo vine antes de ayer caminando como una abuelita, tenía temor. El
Señor me liberó del miedo que tenía a enfrentarme a los problemas. El
Señor siempre nos va a libertar y así lo hizo. Ahora no tengo miedo a
nada, me siento muy valiente.”

Aide
Libre del odio
“Yo creía en los hechiceros, hace tiempo me hice curar con uno de esos
curanderos. Yo odiaba mucho y estaba enferma. Después de la liberación
me encontré con mis padres, yo no crecí con mi padre y le odiaba, pero
después de la liberación estoy bien y he compuesto la relación con mi
padre.”

Suzana E
Libre de problemas pulmonares
“Estuve tosiendo toda la semana. Mis hijos me dijeron que debía ir al
hospital ya que tosía con sangre, me querían llevar a la fuerza, Pero
escuche del seminario vine y le dije al Señor que me libre de la toz. Esa
noche me libró ya no estoy tosiendo, porque creo que el Señor es el que
sana. Me he sanado con liberación.”

Enrique N
Libre de bujería
“Todo comenzó cuando me caí de la grada y casi me mato. Entonces el
Señor me mostró que yo hacía cosas malas, relacionadas a la brujería y
hechicería. Yo leía horóscopos, no podía dormir. Cuando oraron por la
brujería algo salió de mi, ahora me siento bien puedo dormir y ya no
tengo miedo.”

José V
Libre de depresión e insomnio
“En el mundo yo cantaba mucho para ganar plata, pero ahora en el Señor
es difícil. El Señor me ha librado de los demonios del alcohol y de tantos
otros que están en las discotecas. Aunque recibí al Señor muchos años
atrás me aparte de Él.

Tenía una depresión aguda muy seria, tenía miedo y casi ya no salía de la
casa. Un día decidí leer la palabra y el Señor empezó a obrar en mi vida.
En los seminarios de liberación el Señor me ha liberado. Fuimos al
auditorio y ahora soy un hombre feliz porque el Señor ha tocado mi
corazón, no hay que apartarse nunca del Señor las experiencias son
horribles.

Depresión, falta de sueño, mareos no podía caminar bien, perdía el
equilibrio y me quería caer. El me sanó y liberó en varias sesiones.
También tenía un problema en el oído, he visitado a 12 médicos
especialistas, me dijeron que tenías laberintitis, pero he sido liberado de
todo por el poder de Dios.”

Ana María
Problemas al corazón
“Tenía problemas familiares y de familia, ellos asistieron por primera vez a
la iglesia. Oramos y el dolor en mi corazón aumento, el Señor vino a mi
vida. Cuando usted oro pensé que me asfixiaba, sentí luego que el dolor
en mi corazón desapareció.

El niño que cuidaba estaba con diarrea, hace dos días. El Señor tiene un
propósito llame a la radio, tome el pijama del niño, llame al Pastor para
que ore, con las manos en el pijama confesé que el Señor lo sanaría. El
niño no sanaba no comía luego de orar el niño me pidió carne molida,
comió desesperado. Se que cuando están con diarrea no se les puede dar
nada pero no pasó nada, ahora esta bien.”

Elizabeth R
Libre de falta de perdón
“Siempre tuve problemas con mi familia, No podía perdonarla, también yo
los herí con mis actos. Gracias a liberación pude ponerme a cuenta con mi
familia, ahora los amo a todos y me siento en paz con ella. Solo el Señor
puede tocar los corazones. Ahora comprendo que es difícil ser padre o
madre. El Señor me ha liberado de muchas cosas y ha reconstruido mi
familia.”

Justino Ch
Sanado de una herida
“Yo estaba mal del pie tenía una herida. Aunque estaba con atención
médica no pasaba nada. Ahora la herida se está cerrando, todo gracias a
las oraciones en el Seminario de liberación.
Hace un tiempo tengo hinchazón del brazo y del pie. Soy Chofer, en este
seminario me he acercado al Señor y me he sanado, la herida se me ha
secado, ahora puedo alzar el brazo. Me ha costado dar este testimonio pero quiero agradecer al Señor de todo corazón. He visto varias personas que en esta reunión se han sanado.”


Carlos E
Libre de un problema pulmonar
“Estuve el miércoles en la reunión, toda la semana anterior estaba
tosiendo con sangre, mis hijos me querían llevar al hospital. Yo me
negué, les dije que no porque iba a asistir a la reunión de liberación de los
miércoles. Fui a la reunión y el Señor me sano y libero. Mi familia no me
creía pero ahora estoy sano.”

Roxana B
Libre de espíritus de ocultismo
“Desde pequeña tenía muchos temores a que me lastimen, también tenía
recuerdos horribles. El Señor me ayudo con liberación de brujería, ya que
al igual que mis compañeras de colegio, invocaba los espíritus del Álgebra
del Baldor. Cuando me acordaba de lo que hacía me daba miedo, en la
reunión el Señor me liberó tosiendo. También me liberé de los temores
que me podían atacar. Gracias Jesús.”

Enoc
Libre de depresión y miedo
“Quiero dar mi testimonio. Tenía problemas de depresión sentía la
opresión del enemigo, en el corazón tenía opresión. Jesús por medio de la
liberación me ha dado su amor, he sentido su amor. Ahora me siento
libre, Dios es bueno y misericordioso.”

Anita
Libre de falta de perdón
“Hace muchos años que no podía librarme de algo que estaba fuerte
dentro de mí, incluso ayunaba y oraba sin resultados. Ahora después de
la liberación estoy alegre, pues han salido muchas cosas negativas, no
podía perdonar y ahora puedo.”

Susana
Sanada del pie
“En la reunión oraron y he sido sanada del pie, tenían que operarme
porque tenía un vidrio en el pie y no lo podían sacar. Mi vida ha sido
difícil, pero ahora sé que el Señor está conmigo. No podía mover el pie
ahora camino bien y ya no me duele.”

Juan B
Libre de rechazo
“Yo estaba afligido, me dolía la cabeza quería vomitar, no podía ni cantar.
Jesucristo me ha liberado del rechazo, cuando oraron sentí una opresión
algo que me jalaba, ahora estoy bien.”

Fernanda O
Sanada de migraña
“Nunca pude sanarme de mis migrañas hasta que el Pastor Fernando oro
por mi. Eran fuertes no podía ni ver, se me adormecía todo el cuerpo,
podía cortarme el dedo y no me dolía. Mi madre quería llevarme a los
EEUU a que me vean porque la situación era desesperante. Gracias Señor.”

Julio Q
Libre de odio
“El Señor les mostró a los pastores el odio que tenía a mi padre. Tuve una
toz muy fuerte con flema, pero perdoné a mi padre y todo se ha
solucionado. También yo hice el “Método Silva de Control Mental” que me
trajo muchos problemas de adicción. También estoy libre de eso”

Carmen S
Libre de odio
“Vine al seminario para aprender más de la palabra pero he sido liberada
del odio a mi padre. Tuve una hijita a los 17 años, mi esposo me hizo
mucho daño y ahora me siento contenta. Cuando llegue a mi casa ame a
mi esposa lo mismo que a mi padre, mi vida ha cambiado, porque he
visto las maravillas del Señor.”

Ingrid S
Libre de depresión
“Yo vine pesada por la depresión, El Señor me confirma que me ama con
la liberación de los múltiples asuntos que tengo. Por ejemplo, no podía
dormir, pero me siento liviana y feliz. Confío en el Señor que el va a
seguir obrando en mi vida.”

Maria Bertochi
Libre del miedo
“Me ha liberado de la baja autoestima, me daba miedo todo, por ejemplo,
pasar al frente. Para hablar. Recuerdo que mi abuela me llevo a una bruja cuando tenía siete años, desde entonces sentí miedo. Después de la
liberación me siento muy bien ya no tengo miedo y creo más en mi.”

Soledad O
Libre de artritis
“El Señor Jesús hizo un milagro en mi vida. Me sanó del dolor en las
articulaciones de los dedos. Durante la liberación sentí como si me
sacaran un guante, lo sentí en ambas manos. También oraron por mi baja
auto estima, tenía miedo, timidez de hablar ante la gente, pero ahora
estoy pasando al frente y no tengo miedo.”

Isabel L
Libre de rechazo
“Cuando oraron por mí, me dio tranquilidad en mi corazón ya que me
sentía rechazada y también tenía mucho miedo de hablar de Dios. Ahora
quiero hablarles del amor de Dios porque el Señor me liberó de un
espíritu de rechazo. En la reunión empecé a toser, ahora me siento bien y
con energía.”

Edith H
Libre de rechazo
“Mi esposo es muy mujeriego, estaba desesperada porque sentía un
rechazo en mi corazón. Dios me liberó, cuando se nombró el rechazo me
vino una reacción fuerte. Ahora me siento mejor.”

Fernando A
Libre de ira
“Tenía muchas dudas sobre muchas doctrinas. Esta noche en la reunión
comprendí que el amor echa fuera el temor porque he recibido un abrazo
del Señor. He recibido liberación de muchos virus como la ira y el
resentimiento.”

Elizabeth R
Liberación cambia la vida
“Lo que he podido ver y experimentar en las reuniones. La gente cambia
sus vidas y de aspecto físico. Por eso deben buscar liberación los
hermanos. Antes y después, en mi vida yo tenía doble ánimo, ahora me
siento segura y estoy muy bien. Hasta los ojos cambian, es
impresionante. Liberación es buena limpiarnos y para lograr lo que el
Señor quiere para nuestra vida. Conozco hermanos que aun oran y
ayunan y no ven los resultados, pero con liberación pueden lograr sus
metas. Tenemos un Dios poderoso.”

Rebeca
Libre de Raíz de amargura
“Tuve una perdida muy grande y raíz de amargura y rabia. Perdí mi
cartera en un lugar público, tenía plata documentos llavea, no me afane
mucho al asunto confié en el Señor, no me preocupe, volví a ese lugar
público. No faltaba ni un centavo, el muchacho la dio a administración.
Al salir de la reunión sentí paz y tranquilidad, el Señor me mostro que
siempre estaba a mi lado y que no debía de tener ni odio ni rabia.
Perdí mi cartera en un lugar público, tenía plata documentos llavea, no
me afane mucho al asunto confié en el Señor, no me preocupe, volví a
ese lugar público. No faltaba ni un centavo, el muchacho la dio a
administración. El Señor hace las cosas, Liberación es un proceso cada día
es algo nuevo confió en Él. Las reacciones de la primera vez, estaba
resistida, no quería sacarlos, prendida de la silla, pero me picaba la
garganta, ahora salgo más liviana.”

Cecilia
Libre de tristeza
“Vine con muchos problemas, el Señor me ha librado de todo pesar y
tristeza, me dio sanidad, gozo, que Dios les bendiga a los pastores. Venía
pesada como si pesara el doble. Tenía problema que se me endurecían las
piernas.”

Mujer (no dio su nombre)
Libre de artritis
“Yo no podía caminar si no tomaba Plevisona. No podía caminar mis
rodillas estaba duras. He dejado de tomar el medicamento. Ahora puedo
subir moverme normalmente ahora puedo caminar, mis rodillas no las
podía doblar, el dolor era insoportable, no podía subir pero desde esta
mañana estoy hasta corriendo.”

Ana F
Libre de opresión
“Es la cuarta vez que asisto a las reuniones de liberación. En cuanto al
seminario ha sido de gran bendición, no tenía la decisión de acercarse al
Señor incluso mi hijo se apartó. Pero aceptaron in, el Señor toco a mi hijo
y ha cambiado. En cuanto a las reuniones de los miércoles, el señor me
ha liberado de una opresión al corazón, pero en esa reunión he empezado
a sentirme en paz. El Señor está haciendo una gran obra en mi vida. El
Señor nos está aliviando la carga. Todavía tengo problemas pero ahora
estoy mejor. Antes de venir a las reuniones era una persona diferente,
estaba deprimida, me parecía que no había solución, mi fe ha aumentado.”

%d bloggers like this: