ESPÍRITU SANTO: EL PARAKLETOS

En los capítulos 14, 15 y 16 de Juan, Jesús revela aspectos muy importantes del Espíritu Santo y su ministerio.

Al anunciar su partida sus discípulos estaban tristes. En esa ocasión les revela que va a ser necesario que El se vaya para que El mismo les envié el Espíritu Santo, el Consolador

Juan 16:6-7
Antes, porque os he dicho estas cosas, tristeza ha llenado vuestro corazón.7 Pero yo os digo la verdad: Os conviene que yo me vaya; porque si no me fuera, el Consolador no vendría a vosotros; mas si me fuere, os lo enviaré.

La palabra “Consolador” aparece cinco veces en los escritos de Juan (Juan 14:16, 14:26, 15:26, 16:7; 1 Juan 2:1)

Las limitaciones de lenguaje no permiten traducir correctamente la palabra “Consolador” que en el idioma Griego del Nuevo Testamento es “Paraklétos” que se utiliza para referirse al Espíritu Santo. En diferentes versiones observamos estos significados: Consolador”, el que Ayuda, el que Anima, el Abogado. El Parakletos, el Espíritu Santo:

Conforta, consuela y anima al hombre que a pesar del infortunio lo mantiene de pie firme y lo habilita para seguir con la vida cristiana sin desplomarse. En el sentido básico “Parakletos” es alguien mandado llamar para prestar determinado servicio, El Espíritu Santo es El ayudador de los hombres.

2 Corintios 1:3 dice que tenemos un “Dios de toda consolación” La misión de Jesús fue salvar a la humanidad de la condenación por el pecado, acercar a la gente al Dios revelando quien es el Padre y ayudar a la gente en sus necesidades.

Es El Abogado. En la Ley griega el “Pareklétos” era el amigo del reo, el abogado defensor, el hombre que daba testimonio del carácter de su amigo cuando este lo necesitaba más y cuando otros querían condenarlo. De la misma manera Jesucristo habla a favor nuestro delante de Dios. El enemigo nos acusa ante Dios

Apocalipsis 12:10
Entonces oí una gran voz en el cielo, que decía: Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo; porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche.
El “Parakletos” nos defiende

Juan 2:1

Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo Nos defiende del diablo, el acusador. El cristiano dispone de la suprema defensa Jesucristo que vive siempre para interceder por nosotros. Nos defiende del diablo, el acusador. El cristiano dispone de la suprema defensa Jesucristo que vive siempre para interceder por nosotros. Luego Jesús les dice que lo van a ver por poco tiempo porque tiene que irse lejos con el Padre, estaba hablando de su muerte que ya estaba próxima, sus discípulos no entendían de lo que hablaba.

Juan 16:16-18
Todavía un poco, y no me veréis; y de nuevo un poco, y me veréis; porque yo voy al Padre.17 Entonces se dijeron algunos de sus discípulos unos a otros: ¿Qué es esto que nos dice: Todavía un poco y no me veréis; y de nuevo un poco, y me veréis; ¿y, porque yo voy al Padre? 18 Decían, pues: ¿Qué quiere decir con: Todavía un poco? No entendemos lo que habla. Jesús, antes de que le pregunten les dice que cuando el muera ellos sentirán pena, dolor, angustia, se lamentarán, pero el sistema mundano se alegrará de que desaparezca, pero los consuela diciendo que esa tristeza se convertirá en alegría sobrenatural muy intensa porque conocerán el favor de Dios.

Juan 16:18-20

Jesús conoció que querían preguntarle, y les dijo: ¿Preguntáis entre vosotros acerca de esto que dije: ¿Todavía un poco y no me veréis, y de nuevo un poco y me veréis? 20 De cierto, de cierto os digo, que vosotros lloraréis y lamentaréis, y el mundo se alegrará; pero aunque vosotros estéis tristes, vuestra tristeza se convertirá en gozo.

A continuación, hace una comparación con la mujer que da a luz sufriendo pero una vez que ha parido ya no se acordarán de los malos momentos porque ha nacido su hijo. De la misma manera ustedes se gozarán cuando me vean nuevamente.

Juan 16:21-22

La mujer cuando da a luz, tiene dolor, porque ha llegado su hora; pero después que ha dado a luz un niño, ya no se acuerda de la angustia, poro el gozo de que haya nacido un hombre en el mundo.22 También vosotros ahora tenéis tristeza; pero os volveré a ver, y se gozará vuestro corazón, y nadie os quitará vuestro gozo.

Juan 16:23-24
En aquel día no me preguntaréis nada. De cierto, de cierto os digo, que todo cuanto pidiereis al Padre en mi nombre, os lo dará.24 Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido.