Liberacion de las Profundas Heridas del Rechazo

Por el Pastor Chris Simpson

Presentado por newwineonline.com

El Rechazo es un problema común. En realidad, casi todos hemos sufrido rechazo en alguna ocasión, durante nuestros años de crecimiento, de nuestra familia, autoridad, amigos o figuras autoritarias en la escuela. Algunos inclusive piensan que fueron rechazados por Dios. Dios, por supuesto, no rechaza a nadie, pero eso no es impedimento para que alguien se sienta rechazado por Dios. Es un hecho, que el mismo Cristo fue rechazado por Dios cuando exclamó desde la cruz, “Dios mío, Dios mío, porque me has desamparado”

Rechazo es negar a alguien la aceptación, el amor o el cuidado. La palabra “rechazo” viene del latín rejacere” que significa “echado fuera”. Imagine un pescador que va a capturar peces y escoge los mejores y desecha el resto. El está rechazando los peces malos. Esto es lo que literalmente significa la palabra “rejacere”: Negar dejar a un lado la aceptación o cuidado.

Consideremos el verso en los Salmos que nos muestra como el rechazo obra en el alma de la persona: Vi yo al impío sumamente enaltecido, Y que se extendía como laurel verde 

(Salmo 37:35)

Este verso describe lo que los creyentes, desafortunadamente, experimentan a 

menudo: un caminar espiritual victorioso con algunas cosas perversas que se esparcen 

enraizadas y que envuelven su vida. Pero la promesa del siguiente verso es: Pero él pasó, y he aquí ya no estaba; lo busqué y no fue hallado(Salmos 37:36)

DIOS DA VERDADERA LIBERTAD 

El poder del Espíritu Santo para libertar a las personas es indescriptible. Sin embargo, muchos se conforman con poco. La idea de que uno puede ser liberado permanentemente del rechazo es extraña, muchos lidian con su rechazo utilizando soluciones de psicología barata. Sin embargo, es muy raro que alguien encuentre verdadera libertad de esa manera. La liberación total viene solo de Jesucristo a través del poder del Espíritu Santo. Esta libertad está descrita anteriormente en Salmos 37:10

Pues de aquí a poco no existirá el malo; observarás su lugar y no estará allí. 

Imagine, llegar al lugar donde usted ni siquiera se acuerda de que estaba en esclavitud, y hallar que es difícil encontrar áreas sin heridas en su vida.  ¡Eso es liberación! El problema es que muchos, hoy en día, creyeron una mentira. De muchas maneras la Iglesia ha abrazado las soluciones mundanas para los problemas y las luchas de los Santos. Una de las principales razones es que muchos líderes cristianos, por diversas razones, rechazaron el ministerio cristiano de echar fuera demonios. Es la parte silenciosa, casi nunca mencionada de lo que El hizo.

¿Porque ocurre esto? En primer lugar se debe a una sobre reacción. En las últimas décadas, numerosos ministerios se entusiasmaron con el ministerio de liberación, enseñando que todos los problemas son el resultado de la actividad demoníaca. Al hacerlo así, a menudo sin intención, no enfatizaron las responsabilidades del individuo en sus decisiones personales. 

Lastimosamente, cuando uno sobre reacciona a esta enseñanza fuera de balance, hay la tendencia a ir aun más lejos.  Ignorando o no enfatizando la legitimidad del ministerio de liberación de espíritus malignos, hoy en día, muchos ministerios son culpables de descartar esta verdad. En otras palabras “echaron al bebé con el agua con la que se bañaba”

HOJAS, RAMAS O RAÍCES

Jesús promete liberar a los cautivos y abrir las prisiones de los que están atados. Esto es verdadero, particularmente para aquellos que sufren de rechazo, que es un problema de raíz con resultados devastadores.

Considere por un momento a un árbol. En cada árbol hay partes que usted puede ver y otras que no puede ver. Usted puede ver las ramas y las hojas. Pero no puede ver las raíces. Usted necesitaría ojos de Rayos X para ver la estructura de la raíz del árbol. Ahora, créalo o no, hay una manera de ver la estructura de la raíz del dolor,  las heridas y el rechazo en la vida de las personas, es mediante el discernimiento. Discernir significa “ver a través”. Hay que discernir para “ver la raíz del problema en la vida de las personas que no es lo que “uno ve” sino lo que uno “no ve”.

Considera los diferentes asuntos con los que el creyente lucha a menudo: Chisme, juzgar, miedo, ansiedad, lujuria, comportamiento adictivo; etc. Pero estos son realmente únicamente las hojas.  Entonces hay orgullo, inseguridad, ira, autocompasión, incredulidad y amargura. Estas son las ramas que están más arraigadas en la personalidad que las otras, pero aún así no son las raíces. Todas estas áreas son problemas menores. Pero, desafortunadamente, muchos creyentes tienden a enfocar mucho tiempo y energía tratando de encontrar victoria sobre estas áreas que son repetitivas y compulsivas. 

Sin embargo, el verdadero problema esta a nivel de raíz  – asuntos con rechazo, heridas enterradas y maldiciones generacionales y pecado. La libertad verdadera y duradera de las “hojas” y “ramas” vendrá solamente cuando descubra y empiece a tratar con las “raíces”.

En Marcos 11:21, esta registrado que cuando Jesús maldijo la higuera fue a las “raíces”  por ello todo el árbol se secó. Así sucede con usted. El Señor no quiere que invirtamos años y años en luchar con las ramas que crecen inmediatamente. El quiere que seamos libres de cada área de atadura “desde las raíces”

¿Ha cortado césped grueso con una cortadora de césped? ¿Qué sucede luego de una semana? ¿Crece nuevamente, verdad? Entonces tiene que cortarlo nuevamente. Sin embargo hay una mejor manera de deshacerse de esas duras semillas. Puede ser que al principio tome más de una vez, pero luego, el problema del césped grueso finalizará. ¿Qué es lo que tiene que hacer? Tiene que arrodillarse y jalar desde las raíces ese césped grueso.

Eso es exactamente lo que el Espíritu Santo quiere hacer en su vida. Quiere ir profundamente a las heridas profundas del rechazo, las heridas profundas y las maldiciones generacionales. Entonces esos espíritus atormentadores, que están junto a las raíces serán silenciados definitivamente de su mente. Esta es la manera como un creyente encuentra la “paz que sobrepasa todo entendimiento”

EL RECHAZO A EDAD TEMPRANA

A menudo, el rechazo puede venir a edad temprana. Tambien, puede entrar a la vida de una persona de diferentes maneras en etapas diferentes del desarrollo. Consideremos algunos ejemplos.

Rechazo en el vientre.

Una mujer se da cuenta que está embarazada. Tal vez lo primero que dice es  “Oh no¡ es lo último que quiero en este momento”.¿Sabía usted que su amargura puede tener un efecto adverso en el bebé, especialmente en los años venideros? Desafortunadamente, nuestra sociedad ve el aborto como una solución aceptable al dilema de la mujer. Tal vez en los años venideros no habrá niños con el síntoma de rechazo desde el vientre porque, trágicamente, muchos bebes nunca tendrán la oportunidad de vivir.

Rechazo por el sexo del bebé.

Ana pareja puede exclamar. “Dios mío es un niño”, “queríamos una niña” Si no tratamos con este tipo de sentimientos, puede traer rechazo al niño mediante actitudes y acciones. Una de las peores palabras para decirle a un(a) niño(a) es su deseo de que hubiera nacido del sexo opuesto al que nació. Recuerde, Dios nunca comete errores.

Rechazo del primogénito

El primer hijo o hija casi siempre recibe mucha atención de los padres. Él o ella se acostumbra a ser el centro de atención de papá y mamá. ¿Que ocurre cuando el segundo hijo nace?  Porque fue eclipsado por otro, el primer hijo o hija desarrolla un profundo sentimiento de rechazo. Por esta razón los padres deben evitar cualquier favoritismo. Veamos el caso de Abel y Caín. ¿Existió un resentimiento en Caín (primogénito)contra Abel (segundo hijo). Que es lo que hizo? Caín asesinó a su hermano. Entre otras cosas, es posible que el rechazo del primogénito haya contribuido a un sentimiento de desolación y rechazo.

Abuso infantil

El abuso infantil puede ir desde lo más severo – violencia física o abuso sexual pervertido – a la tendencia a administrar corrección utilizando rechazo. El último es la clase de abuso más frecuente. Cuando un padre corrige con ira, produce inmediatamente fuego de respuesta. El niño pensará que la corrección es equivalente al rechazo. Como resultado, en su vida resistirá a la autoridad. Adicionalmente, tal vez nunca puedan desarrollar una relación saludable con Dios. Pensarán que Dios lo rechazará cuando una situación adversa suceda. ¿Porqué? Porque ellos nunca entendieron que la corrección es realmente una manifestación de amor.

Descuido o abandono

A través de los años he encontrado, con algunas excepciones,  que los hombres que luchan con su homosexualidad tuvieron la ausencia de padre, físicamente o emocionalmente , durante los años de crecimiento. Puede ser que el padre estaba presente pero que ignoró al hijo o casi nunca estaba presente. Como resultado, se identificaron emocionalmente con la madre y esto abrió el camino a la perversión.

Rechazo del sexo opuesto.

Esto sucede generalmente durante la pubertad. Un niño esta bien y de repente golpea la pubertad. El o ella descubre que con los que jugaba son del sexo opuesto.  Su propia conciencia despierta por todos los cambios en su cuerpo. En toda mi vida solo conocí a un puñado de personas que no tuvieron dificultades durante esta etapa de su vida. Sin amar y entender autoridad, un niño puede desarrollar serias tendencias de auto rechazo en esta etapa. 

COMO LIDIAR CON EL RECHAZO

El ánimo del hombre soportará su enfermedad; Más ¿quién soportará al ánimo angustiado? (Proverbios 18:14)

Las personas generalmente son motivadas por lo que hacen debido a que tienen heridas ocultas que son profundas en sus vidas. Las elecciones que realizan, a menudo, se deben principalmente para evitar posteriores heridas; para encontrar caminos y razones para soportar el dolor que ya tienen.  Cuando se entiende esto, entonces las razones porque las personas hacen determinadas cosas adquiere sentido. Debido a que el rechazo duele, las personas, a menudo, asumirán actitudes extremas por un largo período para de esta manera evitar las posibilidades de un rechazo futuro.

A través de los años he notado que las personas tienen la tendencia de lidiar con el rechazo de dos maneras: Interna y externamente. Permítame explicar. Aquellos que reaccionan internamente  a las heridas del rechazo en sus vidas tienden a vivir detrás de máscaras. Se ocultan de ellos mismos y de otros. Debido a que no son “ellos mismos” tratarán de ser lo que otros quieren que sean. Siendo rechazados y heridos tempranamente, en los años de formación, tienden a vivir detrás de fachadas y murallas, por tiempo prolongado, para esconder sus verdaderos sentimientos.

Inevitablemente,  esas personas construirán dentro de si mismos, un rígido conjunto de códigos para vivir , como resultado aflorará una personalidad legalista. Este tipo de personas no son difíciles de ubicar.  Cuando son agredidas de cualquier manera, tienden a ocultarse y retirarse en su interior como una tortuga. Ese tipo de personalidad es, a menudo, complicada cuando uno quiere aproximarse, difícil de conocer, muy rígida y, por lo general, intocable. 

En la otra mano aquellos que responden externamente a las heridas del rechazo tienen la tendencia a vivir con una actitud desafiante y rebelde. También son personalidades con tendencia a la ira y a la manipulación. En efecto, se exponen a que otros las rechacen. Con este tipo de personas es más fácil llevarse bien que con otras, pero hay que tener cuidado de no invadir su territorio. Es interesante notar que en el fondo, ambas personalidades son similares. En ambos casos la raíz del problema subyacente es el mismo: rechazo y dolor.

Adicionalmente, tal vez nunca desarrollen una relación saludable con Dios. Pensarán que El les está rechazando cuando sucedan situaciones adversas. ¿Por qué? Porque nunca entendieron que la corrección es resultado del verdadero amor.

EL RECHAZO PUEDE ENFERMARLE

El corazón alegre constituye buen remedio; más el espíritu triste seca los huesos (Proverbios 17:22)

¡Sabía que el rechazo le puede afectar físicamente? Le puede secar hasta los huesos. Generalmente, es en el interior donde uno se puede enfermar por el rechazo. ¿Por qué?

Debido a que el rechazo a menudo produce ira. Y hay que poner solución a la ira. Si usted la entierra la ira encontrará la manera de salir a la superficie. Si usted vive negando su ira, será una persona resentida y amargada. Estas actitudes traerán problemas físicos.

A menudo he visto personas sanadas inmediatamente cuando perdonaron a aquellos que les hicieron daño y cuando renunciaron al resentimiento y la amargura en sus corazones.  Sorprende la rapidez con la que el Espíritu Santo sanará y traerá vida a los huesos secos. Muchas enfermedades y males físicos pueden tener raíz en la amargura y el rechazo: Problemas de piel, dolores de cabeza, alergias, dolores en el cuello y la espalda, rigidez en las coyunturas, artritis, dolores, stress, nerviosismo y otras enfermedades.

Conocí por los años setenta una mujer muy dulce. Ella sufrió de rechazo y otras heridas en el pasado. Tuvo un marido abusador de quien se divorció. Como un dato interesante, el abuso de su padre era similar al de su marido. A menudo la mujer que crece bajo abuso tiene la tendencia a casarse con un hombre de las mismas características y repetir el patrón. ¿A que se debe? 

Bueno, cuando todo lo que se conoce es malos tratos de aquellas personas rodean su vida, no es sorprendente que la persona se sienta atraída a aquello que es familiar. Yo perdí contacto con ella, pero a principios de los años ochenta la volví a ver. Entonces estaba, paralizada con artritis. Estaba en agonía. Tenía que tomar un puñado de aspirinas en la mañana solo para poder moverse. Finalmente, murió.

Lastimosamente, recién comencé a comprender estos aspectos del rechazo, el perdón y la sanidad. Recuerdo haber pensado, “Señor si hubiera sabido”. Su enfermedad fue el resultado de su herida y rechazo interior. Al final, estaba tan torcida en su mente que se culpó por todo a si misma, aún por el rechazo y el abuso. Aún cuando ella está con el Señor (gloria a Dios), fue una vergüenza que su vida termine trágicamente. ¡Oh, si ella estaría viviendo en estos días para oír el mensaje que estoy compartiendo con usted¡

COMO EL RECHAZO AFECTA A OTROS

Las palabras del chismoso son como bocados suaves, y penetran hasta las entrañas (Proverbios 18:8)

El rechazo que no fue tratado encuentra maneras de trasferirse a otros. Alguien que esta herido en su interior por el rechazo a menudo encuentra seguridad empujando a otros hacia abajo. ¿Por qué? Porque el rechazo propio es menos doloroso cuando se rechaza a otros. Esta es la principal motivación detrás del chisme. El chisme es, en efecto, rechazo transferido. Cuando la persona de quien se esta chismeando se entera de lo que se dice, entonces se siente rechazada, así el patrón se establece y se repite.

El Rechazo puede ocasionar que alguien opere desde la perspectiva de culpa. Esta culpa puede expresarse de la siguiente manera: “Señor, el problema de mi vida es él (ella o ellos). Es mi esposo, esposa, mi jefe, mi perro, mis hijos – yo no tengo la culpa – Señor si tu solo pudieran enderezarlos, estaría bien”

Esta actitud acusatoria y de juicio se enfoca en las faltas de otros, casi siempre es la raíz de rechazo que exacerba el problema. Cuando se cae en la trampa de rechazar a los que nos rechazan, en realidad estamos echando gasolina al fuego. Alguien dijo: “La personas necesitan ser amadas más cuando lo merecen menos” Lo que necesitan más es, usualmente, lo más difícil de darles – amabilidad, perdón, misericordia. Esto es lo que los libertará. 

¿Porqué? Lo que en realidad están diciendo es “Ámame, estoy herido y fui rechazado. Esta es la razón por la cual tengo esta muralla en mí. La verdad es que no me gusto y tampoco creo que yo le guste a Dios ni siquiera un poco”. Cuando usted comete el error de no escuchar a lo que esta  persona dice, entonces usted hace que el dolor y la herida se extiendan en esa vida.

Créalo o no, Dios puso a esa persona difícil, crítica y herida en el camino de su vida para enseñarle como amar verdaderamente. Son un don de Dios a su vida. Todos hemos llorado a Dios y exclamado “Oh Dios, enséñame a amar como tu amas” Entonces Dios dice, “Esta bien, lo haré” y pone a esa persona conflictiva para que usted trate con ella.

La próxima cosa de la que se da cuenta es que Él le envía a su vida un chisme diabólico que lo hiere y rechaza. Tal vez sea un compañero de trabajo, su jefe, un pariente que vino a hacerle una larga visita o alguien más. También son una respuesta a su oración. 

Entonces ora, “Dios sácalos de mi vida”: Pero Dios le dice, “No es lo que pediste”. Entonces llora, “Señor solamente cambia su actitud” El Señor responde, “Esta bien, lo haré una vez que tu cambies de actitud”  Se dio cuenta de que el asunto que más lo mantiene de rodillas son las personas. La mayor parte de nosotros puede tratar adecuadamente con las cosas de la vida, pero no es así siempre con las personas.

COMO OPERA GENERALMENTE EL RECHAZO

Todos estamos familiarizados con la parábola del “Hijo Pródigo” que se encuentra en 

Lucas 15. Después de dilapidar su herencia, el muchacho enfrentó tiempos difíciles. Se le acabó el dinero y tuvo que alimentar a los cerdos (una ocupación no muy apropiada para un Judío) Después de un tiempo recapacitó y dijo: 

Y volviendo en sí, dijo: ¡Cuántos jornaleros en casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí perezco de hambre! Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. Ya no soy digno de ser llamado tu hijo; hazme como a uno de tus jornaleros. (Lucas 15:17-19)

Por sus pecados y errores,  sintió que la única manera de regresar a su casa era como un perrito azotado. Estaba convencido que su padre estaba enojado y esperando que le diga 

“escarmenté contigo”, entonces regresaría suplicando misericordia. Este muchacho tenía un problema, al menos tan grande como el pecado de irse de su casa y gastarse la herencia, su problema era auto rechazo y miedo al rechazo.

Lo mismo será verdad para usted cuando usted trate con sus pecados, faltas y fracasos. Mientras usted se concentre en lo poco que vale debido a lo que hizo, será un blanco de los espíritus acusadores del enemigo. Últimamente, tratará de convencerse que aún Dios lo rechaza, así como el muchacho temía la ira de su padre. 

En este punto, Dios puede parecer como el dios mitológico Zeus que tenía una carroza de fuego y un rayo para arrojarlo sobre cualquiera que se pasara de la línea. El diría, “Ajá, otro que pecó abajo” y “sas”, lanzaría u rayo para aniquilarlo.

Entonces, porque se siente miserable por sus errores tendrá un sentimiento de rechazo, tratará de encontrar alivio en alguna actividad compulsiva y adictiva. Lo que he descrito es una de las razones principales por la cual muchos son adictos a las drogas, al alcohol, al trabajo, al sexo o a lo que sea. Están desesperados buscando escapar de sus tormentos de culpabilidad y rechazo. Ahora veamos como reaccionó el padre.

Y levantándose, vino a su padre. Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre, y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó. (Lucas 15:20)

Lo último que esperaba de su padre fue. “Hijo bienvenido a casa, yo te amo”  Muchos cristianos son así. Tienen poca comprensión del amor de Dios hacia ellos. Viven aterrorizados pensando que Dios no está complacido con lo que hacen. Pero la verdad es que Dios nunca está complacido con lo que hacemos si es realizado fuera de Jesús. Entonces tranquilícese, ya que no hay nada que pueda hacer para complacerlo, deje de intentarlo.

Honestamente, ¿ha encontrado a alguien que durante su etapa de crecimiento ha necesitado tomar un curso de egoísmo? ¿Es necesario entrenar a un niño en estar centrado en sí mismo? Desde luego que no. Lo que estoy tratando de establecer es que realmente lo único que puede ayudarle en la vida es la sangre derramada del Cordero, no sus habilidades, éxitos o intentos en hacer lo correcto. No importa si usted ha caminado con Jesús por treinta años. El día después de su treinta aniversario usted puede caer profundamente como nunca en pecado. Usted tiene libre albedrío y Dios nunca interfiere. Lo que realmente importa es que siga reclamando a Dios para ser limpiado por la Sangre de Jesús.

Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte. (Apocalipsis 12:11)

SUPERANDO EL AUTO RECHAZO

Cuando alguien está avergonzado por su apariencia, a menudo expresa oraciones de auto rechazo como “Oh, soy muy gordo, muy flaco, muy ruidoso, muy tranquilo, muy bajo, muy alto, no tengo ningún atractivo, nadie me amará” Constantemente se están comparando con otros a los que consideran más brillantes, más atractivos, más populares, etc. Siempre encuentran que son menos que ellos.

Pocas cosas son tan destructivas como la baja autoestima y el rechazo. Ahora, la primera cosa que uno debe saber es que hay algunas cosas que no se pueden cambiar. Dios le hizo a usted con particularidades físicas, emocionales e intelectuales. Usted se puede inquietar y preocuparse y compararse por años, pero muchas cosas permanecerán igual. Dios no cometió ningún error cuando le creó (créalo o no)

Desafortunadamente, la cultura en la que vivimos nos bombardea con lo que, supuestamente, es aceptable y atractivo. Particularmente, esto es más cierto para las mujeres. Usted tiene que lucir de determinada manera, pesar tantos kilos y ser un tipo de persona que tendrá éxito en la vida. 

Vamos a considerar dos simples principios que pueden ayudarle a escapar esos tormentosos sentimientos de auto rechazo.

Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús

1 Tesalonicenses 5:18. Si alguien le pregunta cual es la voluntad de Dios para su vida, dígale que es “darle gracias por todo” Nada debe anteponerse a esta voluntad de Dios.  Si usted simplemente pudiera aprender a agradecerle y alabarle siempre, usted se sorprenderá del nivel de contentamiento que tendrá en su vida. 

El segundo principio es: cambios externos se vuelven significativos para transformaciones interiores.

Mientras le da gracias a Dios por cualquier cosa externa acerca de la cual se siente rechazado, El la volcará para su bien y obrará en usted un mejor y precioso fruto eterno.  

Piense en la exquisita belleza de una perla. ¿Cómo llegó a ser así? A través de la irritación. Un pequeño grano de arena es encerrado en la caparazón de la ostra y “molesta” a la pobre ostra. En el tiempo segrega una sustancia para cubrir los duros bordes de la arena. Al final, ese pequeño, insignificante, grano de arena se vuelve una gema preciosa. Que hermosa parábola Dios ha puesto en la naturaleza.

En el transcurso de los años, he encontrado que personas (que supuestamente) son perfectamente bellas en el exterior, raramente tienen refinamiento espiritual. Aquellos que tienen pocas insuficiencias externas son, a menudo, individuos frustrados en lo interior. 

¿Ha encontrado esto cierto? Aquellos que tienen lo que lo que el mundo define como un déficit físico, sin embargo a menudo (por esos déficit) disponen de riquezas almacenadas para la eternidad.    

Jesús dijo: Más fácil es pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios (Marcos 10:25)

El principio que aquí se sostiene es verdadero cuando hay riqueza y abundancia de dinero, de talentos naturales y de características físicas. Oh si pudiéramos tener visión eterna. Dios quiere que usted vea y entienda las verdades de nuestras recompensas eternas. Reflejar a Jesús a través de su carácter es el único asunto en la vida que al final tiene valor. Esto ocurre mediante el sufrimiento y no mediante la prosperidad.

RECHAZO DE HERIDAS REALES O IMAGINARIAS

Hermanos, no os quejéis unos contra otros, para que no seáis condenados; he aquí, el juez está delante de la puerta (Santiago 5:9) 

De tiempo en tiempo tan vez experimente rechazo debido a causas reales o imaginarias de otras personas. Déjeme explicarle. Digamos que pasa por el santuario de su Iglesia y alguien no le mira con amor, o actúa con usted de una manera fría. ¿Le ocurrió esto alguna vez?

Ahora bien, tal vez quisieron ser rudos con usted o tal vez estaban distraídos por un momento porque tenían algo diferente en mente. En cualquiera de los casos, el rechazo, el dolor por el rechazo empieza a hincharse. Le golpea en sus entrañas. Su mente empieza a recordar las formas en lo mismo le hicieron antes.

Entonces, mientras usted da rienda suelta a esos pensamientos, el enemigo comienza a susurrarle en su mente “Si, están enojados contigo. No solamente eso, sino que no les gustas por la manera en que has estado actuando últimamente. En realidad no son los únicos. Otros piensan de la misma manera. Es un hecho, no le gustas a nadie. Debido a que son Cristianos tienen que aceptarte”  Y usted responde a esos pensamientos con “Si, eso es probablemente verdad”.

Todo esto comenzó con solamente una pequeña mirada mientras caminaba por la habitación. En realidad todo el proceso descrito pudo ocurrir en solo quince segundos. Mientras usted con la cabeza agachada con una nube de tinieblas, otro espíritu susurra, “Tienes que juzgarlos. Probablemente están haciendo lo mismo a otras personas. Tienes que advertirles acerca de su falta de amor”  

Aquí es donde Satanás saca sus grandes armas de división. Sugiere juzgar a otros  solo cuando usted se tragó el otro asunto de la autocompasión. En este punto, solo treinta segundos después, tal vez este pensando cosas poco placenteras acerca de esa persona.

Más tarde en el transcurso del mismo día, digamos que nuevamente ve a la misma persona y vuelca su cabeza ignorándola. Esa persona entonces piensa: “¿Que es lo que le sucede?” Entonces un proceso de rechazo empieza también en él.  “¿Por qué me ignoró de esa manera?, si no me equivoco lo hizo antes” Este tipo de situación pasa todo el tiempo. Lo que sucede es que muchas personas están nulas espiritualmente para reconocer lo que está sucediendo. Pablo nos dice:

Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gloria de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe; y por ella muchos sean contaminados (Hebreos 12:15)

El rechazo no detectado puede propagarse como el fuego,  Satanás sabe que son pocas las cosas que dividen al pueblo de Dios tan efectivamente y por ello promueve el rechazo. Entonces, es importante que nos sobrepongamos al rechazo que molesta nuestra vida, no solamente por nuestro bienestar, sino por el de aquellos que están a nuestro alrededor. Ahora veamos como Jesús manejo el rechazo.

NADIE FUE TAN RECHAZADO COMO JESUS

Despreciado y desechado entre los hombres; varón de dolores, experimentado en quebranto (Isaías  53:3)

Durante el transcurso de su vida Jesús fue increíblemente rechazado. Su familia no le comprendía. Creía que estaba fuera de sí. El fue rechazado por sus colegas: los líderes religiosos de su tiempo lo despreciaban tanto como a su mensaje. Él fue rechazado por sus amigos. No lo entendían. Cuando fue arrestado todos los discípulos huyeron. Las multitudes que clamaron “¡Hosanna¡ Bendito el que viene en el nombre del Señor¡” días antes luego exclamaron “Crucifíquenle” Finalmente experimentó el rechazo de su Padre, cuando llevó todos los pecados a la cruz, su Padre miró a otro lado. Ese fue el momento en que exclamó, “¿Dios mío, Dios mío, porqué me has desamparado?” así experimento el rechazo más duro, el rechazo de Dios mismo.

Jesús experimento rechazo para que nosotros podamos vivir una vida de amor y servicio, enfocados en las necesidades de otros y no en nuestro egoísmo. Somos amados al ser amados por Él y en Él a través de cada uno de nosotros. Pero si es un verdadero creyente en Jesús, usted también recibirá rechazo.

Esto es particularmente verdad cuando se para en la verdad de la Palabra. Nunca experimenté persecución hasta que comencé a predicar la verdad de la guerra espiritual y liberación. Solo entonces, en mi vida cristiana empecé a experimentar rechazo en serio, persecución y traición.  Algunos cristianos tienen vergüenza de mantener con firmeza la verdad. Con todo el rechazo acumulado en sus vidas ¿para que buscar más?

Esta es la verdadera tragedia del rechazo. Aleja a las personas para que sean como Jesús, que estaba dispuesto a sufrir el rechazo de los hombres por sostener la verdad. La verdad es que, hasta que usted no sea sustancialmente libre de rechazo, usted no es mayor peligro para el enemigo. Este solo se intimida cuando usted está dispuesto a permanecer firme por la verdad aún al costo de un fuerte rechazo. Hasta que no sea libre del auto-rechazo y miedo del rechazo, no será capaz de manejar la persecución que viene por la justicia. 

PASOS HACIA LA LIBERTAD

Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios os perdonó a vosotros en Cristo. (Efesios 4:31-32)

Hay tres cosas definidas que se deben hacer para encontrar libertad de las profundas heridas del rechazo.

Primer paso:  perdón 

Perdone a quien sea, en todo tiempo por cualquier causa. No se cuelgue de resentimientos. Usted debe perdonar, si tiene la esperanza de ser libre de los rechazos en su corazón. El perdón no tiene nada que ver con sus sentimientos. Es un acto voluntario. Si usted decide perdonar día tras día a aquellos que le hicieron mal en su pasado, los sentimientos de rechazo y las heridas eventualmente desaparecerán. Si usted albergó resentimiento por un largo período de tiempo, no se sorprenda si le toma un largo tiempo hasta que esos sentimientos desaparezcan. Pero desparecerán si usted es persistente.

Piense en el perdón como un arma espiritual. Utilícelo para romper la maldición de amargura, resentimiento, juicio y entonces saque las heridas de su corazón. He sido testigo de muchos casos donde alguien que experimentó heridas emocionales durante su infancia, encontró un gran alivio al escoger perdonar persistentemente. No se desanime en el proceso, ya que habrá resistencia del enemigo. Siga presionando con el perdón como un arma y pronto el rechazo que le gobernó por tanto tiempo perderá su poder.

Segundo paso: busque liberación 

Liberación es necesaria cuando no solamente siente la herida de rechazo en su interior pero también cuando es atormentado con pensamientos. Por lo general, esto indica la presencia de un espíritu inmundo, que tiene que se eliminado mediante guerra espiritual. Libérese de una fuerte fortaleza de rechazo, pero recuerde que no sucederá de un día a otro. Es un proceso. Si usted está sacando un árbol de su cuarto, le va a tomar un determinado tiempo para remover las raíces. Pero comience.  Empiece a batallar. Usted se asombrará de lo que sucede. Cuando usted vive a la ofensiva con una determinación agresiva para ser libre, el Señor moverá las montañas firmes por años.

Tercer paso: inscríbase en la academia del “amor ágape” de Dios

Pídale a Dios que ponga “personas difíciles” en su vida. ¿De que hablo? Las “personas difíciles” son especiales y difíciles de amar. Usted sabe lo que quiero decir. Son personas que le harán arrodillar por su particular “don”  de traerle todo tipo de situaciones adversas para usted y que no son de Dios para su alma. Si usted es realmente serio en cuanto a vencer el rechazo, esta es una manera de hacerlo. Pídale a Dios que le envíe personas a su vida que le ayuden a amar como el Señor ama. Muy pocas oraciones le complacerán tanto.  Como resultado: Él romperá el poder del rechazo en su vida de una vez para siempre¡

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: